Amigo visitante:

Ya no necesita leer la noticia. Escúchela haciendo clic en el "post" que encuentra al final de cada información.
My Great Web page

lunes, 14 de junio de 2010

El coliseo se convirtió en una plaza de toros

Yo opino

Bogotá, junio 13 de 2010.- Se podrá decir siempre que las victorias morales son excusas para atender los tropiezos, pero lo sucedido anoche en el coliseo ‘Leon XIII’ de Soacha es como para no creer, porque si bien Bucaramanga FSC vendió cara la derrota ante Saeta, 9-7, se dejó la sensación del buen equipo que tiene Éngelvert Vergel, de lo aguerrido de sus jugadores, de un quinteto cuyos rivales se tendrán que exigir al máximo para arañarle una victoria. Fue algo así como cinco contra el mundo, especialmente por la conducta de los jueces, cuyos desaciertos fueron implacables y así el toro fuera muy fuerte, ese rejoneador picándolo en el lomo con varas amarillas y azules terminó amilanándolo hasta hacerlo caer en la arena en menos de dos minutos.

Para entender mejor los términos taurinos, me permito citar el concepto de lo que es un picador: “es un jinete a caballo cuya labor es picar al toro con una vara de 2 metros de largo que tiene una puya en la punta. Esta tarea tiene como finalidad evitar que los toros embistan durante la lidia levantando la cabeza, ya que el dolor que les produce las heridas sobre el morrillo, o los músculos de la región, les obliga a mantener el cuello en línea recta. En esta etapa de la corrida se le resta poderío al animal y se le ahorma la cabeza.

Y no es que los muchachos hubiesen salido con la cabeza gacha por la derrota misma, no. Salieron abatidos porque semana tras semana se tienen que encontrar con una desastrosa actuación arbitral que los hace pensar en el camino tortuoso que tendrán que recorrer en su objetivo de ser campeón. Como lo dijo en término melancólico el propio Cristian Banegas, “así, será muy difícil, es casi imposible”.

Se tuvo que esforzar mucho el técnico Éngelvert Vergel en el camerino para levantarle los ánimos a sus dirigidos. Todos se miraban pero se perdían en el horizonte de sus pensamientos tratando de justificar tanta mala intención de un árbitro como Rómel Garzón, que de siete fechas disputadas ya le ha pitado tres al equipo con resultados, que si bien no impidieron la victoria, produce stress ya sea porque el rival no haya sido de pergaminos o porque nuestros jugadores hayan respondido con goles.

Cuando el partido se les puso a Saeta color de hormiga, cuando físicamente fueron menos que sus rivales visitantes, pese a tener ellos la bendición de la altura; cuando fue imposible detener el hambre de triunfo que tienen los santandereanos y su amor por el equipo, se valieron para liquidar la situación. Ese 7-7, tras el gol de penal, que era imposible no pitarlo –antes se habían comido otro mucho más monumental contra Gualdrón-, se cobró por ventanilla. Bucaramanga venía jugando al límite de las faltas desde el minuto ocho del segundo tiempo y para quienes saben de microfútbol esa condición cambia por completo cualquier esquema, especialmente en la presión en función de defensa. Es allí donde el cuerpo colegiado empieza a influir. Cualquier roce y falta pitada.

El marcador, que alcanzó a estar 7-4, parecía manejable para el local y también cómodo para el actuar de los jueces. Pero a Saeta, que definitivamente es muy buen equipo, lo salvó la ‘divina providencia’, pues Bucaramanga les pasó por encima, lo cansó con su ritmo y con su amor propio. El partido empezó a desencadenarse de manera dramática para los locales, que aturdidos intentaban darle explicación a la reacción de un equipo ‘herido de muerte producto de las lanzas sobre su lomo de un rejoneador empeñado en hacerle daño’. Llegó el empate y casi de manera automática el desenlace. En un minuto, una falta clarísima sobre Banegas en función de pívot, terminó en un rápido contragolpe que desequilibró el marcador y segundos más tarde el ‘puñal sobre la cabeza del animal’ con una falta que generó el tiro libre sin barrera.

Con este marcador, Bucaramanga FSC Productos La Victoria cayó al tercer lugar de la tabla de posiciones y buscará en el ‘Edmundo Luna Santos’ el próximo viernes, un triunfo ante Real Boyacá, mientras sus rivales de turno sortearán intensos partidos entre sí. Muy seguramente, el quinteto búcaro sumará en la tabla y esperará otros partidos en el papel manejables para terminar esta primera ronda en posiciones de honor a no ser que otra vez la Comisión Arbitral insista, para el cartel de la corrida, con Rómel Garzón y ahora su incondicional compañero, Roy Álvarez.

Nota 1: “Quijote, por qué ladran los perros?...porque vamos pasando, Sancho, porque vamos pasando…

ORLANDO RUSSO DÍAZ
Periodista ACORD Santander
Premio Nacional de Periodismo de Microfútbol Solsalud

Nota 2: “El derecho a la información es una condición fundamental para el desarrollo pleno de la democracia, así como para que los ciudadanos puedan opinar y actuar libremente. Los periodistas y las empresas periodísticas deben contribuir a que se respeten los derechos humanos, y su labor debe poner de manifiesto todas sus violaciones. Las nuevas tecnologías amplían las posibilidades de acceso a nuevos medios de comunicación: democratizan el derecho a informar y a ser informado, y favorecen el desarrollo del periodismo desde el enfoque de los derechos humanos.

La independencia de los periodistas es vital para la sociedad y el periodismo es un servicio público a los ciudadanos que no puede estar sometido a intereses políticos o económicos particulares. La defensa de los Derechos Humanos es una de las tareas primordiales del periodismo y los periodistas no podrán ejercer su labor si sus propios derechos humanos son vulnerados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Archivo del sitio